Hestia


Es la diosa griega del hogar, el recto ordenamiento de la vida doméstica, la salud y la familia, hija de Cronos y Rea. Actualmente es la guardiana de Elpis, el espíritu de la esperanza. Su contraparte romana es Vesta.

Sus símbolos son el fuego, el manto y el burro.

Tiene un aspecto dulce y encantador sin pretensiones, con una sonrisa honesta, cálidos ojos marrones y cabello negro que enmarca su rostro en rizos, por lo general recogido bajo un chal de lino, usa vestidos sencillos y modestos y nunca usa maquillaje. Tiene un aroma increíblemente delicioso a humo de leña y malvaviscos tostados y, aunque no era tan hermosa como sus hermanas menores, seguía siendo tan encantadora que atraía a todos los hombres. Suele aparecerse como una niña de 8-9 años con cabello castaño rojizo y ojos rojo fuego cálidos y acogedores, con un sencillo vestido marrón con un pañuelo sobre la cabeza.

Como la diosa del hogar, tiene control absoluto sobre el fuego y en mucha mayor medida que Hefesto. Como la diosa del hogar y la familia, todo lo relacionado con las relaciones domésticas y familiares está bajo su jurisdicción. Puede generar o conjurar alimentos deliciosos, manifestándolos en cualquier lugar que desee. Puede compartir visiones familiares del pasado de un individuo con otros y puede teletransportar a las personas de regreso a su propia casa. También puede inducir potentes sentimientos de tranquilidad en los demás, lo que le permite mantener a todos los que la rodean en total tranquilidad y calma, una habilidad que heredó de su madre. Cualquier mortal perseguido, atacado o en problemas estará bajo su protección especial si logra llegar ya sea al hogar de una casa o de una ciudad. De hecho, todos los dioses reconocen que su hogar en el Olimpo es un “territorio neutral”, donde cualquiera puede ir a descansar y ninguno de ellos puede luchar entre sí allí. Tiene la capacidad de mantener y preservar cualquier tipo de juramento o pacto que se haga entre dos o más personas, ya que tradicionalmente los juramentos importantes se realizan junto al hogar. El embajador siempre visita el hogar de la ciudad primero para proclamar que habían venido en paz.

Su personalidad es muy similar a la de su madre, es suave, de carácter dulce y amable. Jamás se le ve decir una mala palabra sobre nadie y se sabe que es muy modesta. Sin embargo, Hestia nunca tuvo ningún deseo de casarse o ser madre en base a la experiencia familiar y es por ello que su cabaña es honorífica. A pesar de esto, ama a todos sus hermanos y a los hijos de estos y su mayor deseo es que su familia sea capaz de llevarse bien. Obviamente esto no ocurre muy a menudo, pero se las arregla para mantener la armonía en el entorno familiar. Es la única diosa que tiene una relación amigable con todos los otros olímpicos, debido a que siempre se preocupa por ellos y les da consejos. De hecho, todos los miembros de su familia parecen protegerla e incluso están dispuestos a emitir un severo castigo a los individuos que la ofenden.

A %d blogueros les gusta esto: