Zeus


El dios griego de los cielos, el rayo, el honor, la justicia y la lluvia, hijo menor del titán Cronos y la titánide Rea. Es el Rey del Olimpo y está casado con Hera (aunque también lo estuvo con Metis y Temis). Su contraparte romana es Júpiter.

Símbolos distintivos: el Águila, el Rayo Maestro (su arma más poderosa), la Égida y el Árbol Roble.

Como uno de los Tres Grandes, es un dios extremadamente poderoso, y sus poderes sólo rivalizan con los de sus hermanos, Poseidón y Hades. Posee una destreza física increíble, como dios del cielo tiene el control absoluto sobre el aire y el clima, pudiendo crear huracanes y tornados, manipular a las nubes y las corrientes de aire a su alrededor, lo que le permite flotar y volar a una gran velocidad, puede controlar el agua, pero solo si esta es del cielo, pudiendo causar grandes tormentas. Siendo el dios del rayo, tiene el control absoluto sobre la electricidad, pudiendo generar enormes relámpagos, enviar grandes cantidades de descarga estática y es completamente inmune a cualquier tipo y cantidad de electricidad.

Sus hermanas son: Hera, Deméter y Hestia. Es alto, imponente y muy musculoso. Cabello negro y largo hasta los hombros y barba negra y gris. Sus ojos son de color azul eléctrico, un rasgo que también suelen compartir muchos de sus hijos. Cara seria y orgullosa, pero a la vez muy hermosa. Casi siempre viste un traje de color azul oscuro con rayas, y el aire a su alrededor huele a ozono.

Es muy orgulloso, autoritario y condescendiente, llegando a ser algo narcisista. Exige respeto como el Rey del Olimpo y algunas veces es paranoico, hipócrita, egoísta, vanidoso y extremadamente celoso a Hera. Sin embargo, es conocido por serle infiel con numerosas mujeres.
A menudo deja que sus aspectos negativos anulen su buen juicio y sus decisiones no siempre se basan en la justicia, sino más bien en sus caprichos personales y en lo que él cree mejor. Odia dañar su imagen y siempre trata de echarle la culpa a otro para evitar quedar mal consigo mismo.

Ama a sus hijos pero no puede demostrarles tanto amor como los otros dioses, ya que al ser el rey tiene que dar el ejemplo. A pesar de su naturaleza vengativa, es capaz de sentir compasión por aquellos dioses que han sufrido las mismas injusticias que él y a pesar de su actitud estricta y seria, tiene un lado entretenido, divertido y un sentido del humor bastante bueno (aunque rara vez lo demuestra), en parte debido a los sátiros que lo criaron.
Desconfía enormemente de Poseidón y le culpa al instante de cualquier cosa, debido a que una vez creyó que éste le había intentado quitar el trono cuando en realidad, sólo había querido que fuera un mejor gobernante.

A %d blogueros les gusta esto: