Hefesto


Es el dios griego del fuego, las fraguas, los volcanes, los artesanos, los herreros y la metalurgia. Hijo únicamente de Hera y casado con Afrodita. Su contraparte romana es Vulcano.

Sus símbolos son el martillo de forja, el hacha, el yunque, las tenazas, el fuego, el burro, el perro y la grulla.

Es enorme, feo, peludo y deforme, con los hombros a diferentes alturas y con una cabeza enorme y abultada y hace una mueca permanente. Tiene una pierna ortopédica de acero chirriante y una barba marrón descuidada que empieza a arder de vez en cuando. Es el único olímpico que muestra este tipo de lesiones físicas extremas, sin embargo, es muy habilidoso y musculoso debido al trabajo en sus fraguas. Dentro de su taller, lleva un mono manchado por la suciedad y el aceite con el nombre Hefesto bordado sobre el bolsillo del pecho. Cuando está en el Olimpo, es mucho más limpio y elegante. Su voz es profunda y resonante.

Es extremadamente fuerte, lo que le hace un oponente muy formidable en batalla. Como dios del fuego, tiene el control absoluto sobre el calor, el fuego y la lava, puede generar bolas, explosiones y columnas de fuego o un muro de llamas y aumentar su calor hasta que se convierte en rojo vivo. Es completamente inmune al fuego y el calor y puede sentir el calor, las llamas y los metales, similar a la visión térmica. Esta es una habilidad muy peligrosa y poderosa y muy pocos de sus hijos la poseen. Como dios de los herreros, posee excelentes e insuperables habilidades mecánicas. Puede construir cualquier tipo de máquina o cosa con cualquier material, así como también animarlo y hacer que haga cosas para que se adapte de acuerdo a sus necesidades. Incluso puede hacer esto distraídamente, jugando con piezas y engranajes cuando está nervioso o pensando sobre algo. Fabricó los arcos y flechas de Apolo y Artemisa, el ojo mecánico de Orión, el cuerpo de Pandora y todos los tronos de los dioses. Es particularmente experto en la creación de trampas ineludibles e indetectables y puede detectar las fallas en los metales.

Tiende a ser brusco y se siente muy decepcionado con la vida, las personas y otros organismos vivos. Ama a su esposa a pesar de sentirse triste y enojado por su infidelidad con Ares y se muestra muy amargo y odioso hacia su perfeccionista madre Hera, aunque muestra tener al menos un poco de amor por ella. Tiende a ser bastante rencoroso y lo guarda durante mucho tiempo, similar a Hades. Tiene más fe en las máquinas que en las personas, debido a que según él las máquinas “no puede defraudarlo.” Sin embargo, tiene debilidad por los Cíclopes y confía mucho en su hermanastra Atenea, aunque desprecia a Ares, también es muy buen amigo de Dioniso, parece estar en buenos términos con Poseidón y admiraba mucho a Dédalo. A pesar de su amargura, ama muchas cosas, como a su esposa infiel, sus numerosos hijos semidioses y sus madres y también realiza visitas amistosas a Calipso de vez en cuando.

A %d blogueros les gusta esto: